Hola, hoy es 11 mayo, 2018 Durango, Dgo °C

infoinfusion 11 mayo, 2018 | Hace 5 años

Propuesta de amnistía bajo la lupa

Cuando Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, pronunció la palabra “amnistía” como una opción para atacar la violencia y el crimen en México, desde todos los palcos políticos volaron las críticas.

Pero especialistas en seguridad y gobierno consideran que la propuesta no es tan descabellada como parecería.

En principio, la amnistía no tiene que ver con negociar con el narcotráfico y tampoco se puede recurrir al tipo de amnistía que aplicó en Colombia o El Salvador, afirma Arturo Argente Villarreal, director de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM)

“La negociación con el narco es imposible por la diversidad de cárteles que hay en el país”, dice. No hablamos de uno, sino de diversas células esparcidas en cada rincón de México, cada uno con una cabeza, un líder. “Es imposible pensar en una negociación con tantos frentes”, afirma. Aunque admite que la negociación siempre es un recurso de los gobiernos. “En Nueva York lo hicieron con la mafia”, recuerda.

Hay que decir que en México el gobierno federal ha recurrido a la amnistía en dos ocasiones.

Una en 1977, cuando el gobierno federal exoneró a integrantes de diversos grupos armados -como la Liga Comunista 23 de Septiembre, el Movimiento de Acción Revolucionaria y el Partido de los Pobres- para abrirles la puerta a la participación política por cauces legales. Esto se logró en el contexto de la entonces Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procedimientos Electorales, que también sacó de la clandestinidad al Partido Comunista.

No fue el único caso. En 1994 el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari decretó una Ley de Amnistía como una de las acciones para poner fin al levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) del 1º de enero en Chiapas.

Fuente: El Siglo de Torreón

 

Relacionadas
Kriterion
Editorial y opinión