Hola, hoy es 26 junio, 2017 Durango, Dgo °C

infoinfusion 26 junio, 2017 | Hace 5 años

Sin esclarecer corrupción en Sedesol
Contrapesos / Víctor Montenegro

A casi un año que Javier Hernández Flores dejara el cargo como delegado de la Secretaría de Desarrollo Social en Durango, esto luego de verse involucrado en actos de corrupción y manejo indebido de recursos públicos federales, el caso no ha sido esclarecido y de las indagatorias no han surgido responsables que paguen por esos innegables delitos.

Bastante tiempo ha transcurrido ya sin que las investigaciones hayan sido encausadas a deslindar responsabilidades, mucho menos a que se castigue a quien a todas luces es culpable del desvío de despensas, pintura, impermeabilizante y otros insumos que en tiempo y forma debieron ser entregados a la gente más necesitada. En contraparte, lo único que hemos visto al interior de la delegación de Sedesol ha sido el movimiento de funcionarios.

En primera instancia y tras la salida de Javier Hernández Flores, llegó como encargado del despacho y los programas de Sedesol, Marco Antonio Terrones Lozano, quien traía la encomienda de dar seguimiento puntual al caso y aclarar las denuncias en las que se vio implicado el exdelegado y otros funcionarios al interior de las oficinas de la delegación, lo cual nuca ocurrió.

Luego, durante el primer bimestre de este año, en febrero para ser más precisos, desde oficinas centrales llegó a las propias de Sedesol en Durango, Diana Bernadac Durán, una ex modelo duranguense con algún tiempo trabajando en la Ciudad de México y quien fue nombrada como subdelegada administrativa, con el encargo de Secretaría para llevar a cabo un riguroso diagnóstico interno de la delegación.

Para el mes de abril parecía que los resultados de una auditoría comenzaban a darse, pues tras la llegada de Bernadac Durán, se anunció la destitución de Marco Antonio Terrones Lozano como encargado del despacho, esto ante un posible desacato y las sospechas de que éste ya hubiese sido corrompido por los funcionarios involucrados con Javier Hernández. En su lugar quedó otro enviado de la Ciudad de México, de nombre Horacio Martínez Meza.

Sin embargo, Martínez Meza lejos de venir a dar seguimiento al caso de Javier Hernández, simplemente llegó para allanar el camino a un grupo de nuevos funcionarios identificados con el exgobernador de Durango, Ismael Hernández Deras. Antes, en marzo, ya se hablaba de los primeros movimientos, cuando se estaba buscando reemplazo para la oficina de comunicación social y prensa de la Sedesol.

A finales de abril trascendió que en la dependencia habría nombramiento formal de un delegado. Entonces anunciamos en redes sociales que el ismaelita, Isaías Berumen Aguilar, sería quien asumiera la titularidad de la delegación de Sedesol en Durango, no obstante los medios de comunicación no vieron veracidad en lo que había adelantado quien esto escribe; pero a los pocos días, ante Jorge Carlos Díaz Cuervo, jefe de la Unidad de Coordinación de Delegaciones de la Secretaría de Desarrollo Social, Berumen rindió protesta.

Ya como delegado, Isaías Berumen procedió a la incursión iniciando con la oficina de comunicación social, de donde ya había sido destituida, América Mora Valverde. En esa dirección nombró como responsable a Ixcel Carmona Bareño, gente cercana al profesor Adrián Valles Martínez, quien a su vez es identificado con el grupo político de Ismael Hernández Deras. Al profe Valles se le recuerda por haber organizado aquella polémica fiesta de cumpleaños del exgobernador y hoy Senador de la República.

Mientras tanto los enroques continuaron enfocados en subdelegaciones y algunas otras direcciones de la dependencia federal. Gente con muchos años de experiencia como funcionarios de Sedesol fueron removidos para avanzar con la ocupación por parte del grupo ismaelita.

En ese sentido, el pasado miércoles fueron presentados por Isaías Berumen, Omar Jiménez Herrera, como subdelegado de Desarrollo Social y Humano; Olimpia Mena Saucedo, como coordinadora de Fomento a la Economía Social y Héctor García Torres, como coordinador del Programa de Empleo Temporal. Jiménez Herrera fue impulsado políticamente por Hernández Deras, de igual forma Mena Saucedo, quien durante los dos anteriores sexenios se desempeñó primero: como recaudadora de rentas y después como jefa del departamento de adquisiciones de la Secretaría de Educación.

Así pues, vemos que a pesar de una auditoría ordenada desde la Ciudad de México por el órgano interno de control de la Sedesol, se ha dado prioridad a la colocación de nuevos perfiles al interior de la delegación estatal, mientras que el caso de corrupción en el que se involucra a Javier Hernández Flores, permanece relegado de la investigación y por lo que se ve, quedará en la total impunidad.

EN LA BALANZA.- Preocupa que el equipo de espionaje supuestamente adquirido por la administración gubernamental pasada no haya sido encontrado. Es alarmante que una tecnología como esa se encuentre en manos perversas y ciudadanos sigamos siendo monitoreados de manera ilegal. Desde que se ventiló el caso de esta adquisición la sociedad demandó una exhaustiva investigación al respecto; esperamos pronto se dé para tranquilidad de los duranguenses.

Twitter: @Vic_Montenegro

Relacionadas
Kriterion
Editorial y opinión